Respuesta a Patricio Navia sobre “No al lucro”


El lunes 6 de Agosto del 2012 Patricio Navia publicó una crítica al libro “No al Lucro” disponible en http://blog.latercera.com/blog/pnavia/entry/muera_el_lucro_viva_la. Mediante este medio se responde a dicha crítica, con derecho a ser reproducida por quien lo desee.  La Tercera se ha negado a otorgar un espacio razonable para la réplica.

A continuación la respuesta:

Respuesta a Patricio Navia – No al Lucro

 

Columna abierta en respuesta a Patricio Navia

Por Alberto Mayol

Hace una semana, el lunes 6 de agosto de 2012, Patricio Navia en su columna habitual en La Tercera comentó extensamente mi obra “No al Lucro”, con una crítica tan lacerante como infundada. Solicité a La Tercera por medio de mi editorial el natural derecho a réplica, ya que la columna era íntegramente dedicada a mi libro. Me ofrecieron una carta al director en compensación a las 1000 palabras de la columna de Navia. He practicado mi capacidad de síntesis, pero aún no soy capaz de sintetizar en 200 palabras mi defensa. Solicitamos entonces obtener un espacio equivalente a la mitad de Navia, pero tampoco fue el caso. Es normal, La Tercera no me publica. Mi exposición en ENADE, que fue noticia, nunca fue referida por ese medio. Y sólo tres noticias han aparecido sobre mí: que yo era asesor de la CONFECH (2011), que yo apoyo y asesoro a Juan Antonio Gómez (junio 2012) y que fui reclutado y asesoro a Marco Enríquez-Ominami (ayer, agosto de 2012). Todas son falsas. Pero si no es suficiente ya con las prácticas de medios tan importantes como La Tercera, resulta que además un académico, Patricio Navia, un colega, es capaz de aprovechar su tribuna en ese medio para decir básicamente:

-          Que en mi obra “No al Lucro” soy un voluntarista

-          Que además soy un oportunista

-          Que no soy riguroso científicamente

-          Que el libro es fascinante y panfletario

-          Que soy dogmático

Estoy firmemente convencido que los libros se defienden solos. Por eso, esta columna abierta es simplemente útil para defenderme  del tono personal de las imputaciones. Con justa razón muchos dirán que no tiene ninguna relevancia entonces. Ellos tendrán toda la razón, pero el que calla otorga y esto no lo otorgo. Me disculparán ellos y, con un poco de humanidad, me comprenderán. Finalmente, si el morbo les acompaña, leerán la respuesta.

Llevo 10 años investigando empíricamente la cultura política y económica chilena. Llevo 6 años trabajando un modelo teórico para analizar transformaciones de gran alcance, fundamentalmente culturales.  Lo he hecho solo a veces, lo he hecho acompañado en otras ocasiones (la mayoría).  Mi equipo de investigación ha sido de entre 5 a 15 investigadores, dependiendo del momento y el proyecto. En particular, entre 2009 y 2011 estuve a cargo de más de 160 entrevistas cualitativas en todo Chile, una decena de grupos de discusión, análisis de datos secundarios y compartí trabajo con destacados colegas en las dos encuestas del Centro de Investigación en Estructura Social  (CIES) que funciona en la Universidad de Chile. Hemos analizado todas las variables a nivel comunal del país (sí, todas), hemos sistematizado la cantidad de manifestantes en todas las marchas de 2011, hemos hecho etnografías en un estudio para Ecoscience en comunas seleccionadas con un procedimiento inédito que establece la eficiencia de cada comuna en producir calidad de vida de acuerdo a su ingreso, hemos investigado el rol positivo y negativo del endeudamiento, hemos escrito un libro (no publicado aún) sobre cultura de la desigualdad, hemos investigado el malestar y acabamos de montar un centro para ello (LaPsos en la Uiversidad de Chile, que se adjudicó fondos de la Iniciativa Bicentenario). Desde que nuestro  proyecto Milenio se acabó en 2011 (comenzamos en 2009), con mi actual equipo de investigadores seguimos trabajando, sin pago alguno. Durante ese proceso, con el fondo de Milenio, tampoco recibimos mucho dinero, claro está, pero teníamos fondos para hacer el trabajo empírico y eso era como un sueño. En este sentido hemos sido voluntaristas, hasta el punto de estar llenos de datos gracias a nuestra enorme voluntad de investigar. En mi universidad nunca me han pagado por investigar, a mis ayudantes tampoco. Los cercanos nos dicen que estamos dejando pasar oportunidades, pero Navia dice que somos oportunistas. Le pediré que hable con mi familia, los tranquilizará.

En definitiva, los datos están. Es cierto que eso no garantiza nada. Se requiere luego interpretarlos. Quienes saben de metodología recuerdan a Max Weber cuando dice: “cuando se sale de la pura empiria, se cae en el politeísmo”. Su referencia es en relación a un hecho inevitable: la interpretación de datos supone una convocatoria a los sistemas de valores. Desde Popper (la carga teórica de los hechos) hasta Kuhn, Lakatos y Feyerabend (la carga teórica, política, valorativa y metafísica de los hechos), se ha asumido que los datos por sí solos no hacen ciencia. Ella siempre supone una carga de contenidos. La teoría crítica (Frankfort) emplazó además a la necesidad irrenunciable de explicitar la mirada política, pues ella siempre reside en los análisis.  No en vano Francisco Varela señalaba que era curioso que el sistema inmune, en la biología, usara la metáfora militar (defensa, ataque) para comprender el proceso de respuesta a los males de nuestro cuerpo. Pero no nos engañemos. No basta con decir que todo dato es político y solucionar el problema. Se debe comprender la tensión de fondo: la total validez y precisión supone decir algo probablemente cierto y de seguro muy obvio, por tanto no tan relevante (como “los ángulos interiores de un triángulo suman 180°”).  La total invalidez e imprecisión nos da espacio para decir cualquier cosa, sin ningún rigor. Hay un punto donde el investigador tensiona la validez y la precisión, logrando dar con una hipótesis relevante y con suficiente fundamento. Ese punto es el que busco en mis análisis (si uno se pasa, lo arruinó todo, pero uno nunca sabe cuándo se pasó). No tengo plena certeza de mis hipótesis, nadie las tiene. Pero sólo publico cuando tengo algo relevante que decir y sé que tengo suficientes fundamentos para defenderlo. No publico para llenar mi curriculum, ni siquiera lo tengo actualizado desde hace seis años.

Sobre mi oportunismo, sólo cuento dos anécdotas: era marzo de 2011 cuando junto a parte de mi equipo (Carla Azócar, Javiera Araya y Carlos Azócar) hicimos circular en el mundo académico y en prensa un informe sobre fenómenos de la educación chilena. ¿Los temas centrales? Malestar y desigualdad en la educación. Fue un mes antes de las movilizaciones, donde “maestar”, “desigualdad” y obviamente “educación” fueron centrales. Entrevistado al respecto por Nibaldo Mosciatti y Margarita Hantke en Radio Bío Bío, el primero me preguntó: “si tu descripción es cierta, podríamos estar a las puertas de una gran protesta.” Mi respuesta habla de mi poco oportunismo y voluntarismo: la probabilidad es baja, señalé, pues el malestar en Chile se despliega en la forma de una subjetividad que hemos llamado “el rebelde adaptativo” y que indica la necesidad de cambiarlo todo y la completa claridad en que cada uno de nosotros no hará nada por lograrlo, pues “mañana hay que trabajar y adaptarse al sistema”. La protesta aparecía, además, como un modo inadecuado de enfrentar la expresión del malestar social. Un mes después comenzaba el ciclo de movilizaciones. Mis datos eran ciertos: malestar, desigualdad y educación eran críticos. Mi predicción había sido equivocada: sí había levantamiento social. Me había faltado voluntarismo. Pero además, al escribir, llevaba cinco años trabajando el tema: ¿es eso oportunismo? Mis libros no salen apurados, no fueron escritos a la rápida. Si cualquiera busca en mi página web, mis argumentos fueron señalados en diversas presentaciones desde 2011 a la fecha, en diversos artículos durante 2011 y muchas veces antes. Hay cientos o miles de testigos de ello en las diversas presentaciones que he realizado en muchos sitios del país.  Por supuesto, traté de escribir los libros cuando era pertinente. Renuncié a mi trabajo (y mi sustento) en el BancoEstado (no todos los académicos tenemos la suerte de poder trabajar tranquilos en la academia y cubrir nuestras necesidades) y lo hice para escribir los libros en un plazo que los hiciera relevantes, porque si iba a hacer una predicción, por definición debía ser hecha antes que fuera evidente. Daniel Bell señala que Marx escribió “El Capital” cuando en el mundo no había más de 80.000 proletarios y sólo cinco ciudades tenían realmente la dinámica de lucha de clases entre burguesía y proletariado. Y señala que él mismo habla de la sociedad postindustrial antes que ella sea evidente. He tomado semejante riesgo. De seguro soy bastante menos inteligente que ellos y puedo estar equivocado. Pero tengo a mi favor que mi análisis es de eventos harto más sencillos y seguramente mis capacidades tienen alguna probabilidad de apuntarle un poco.

Otra anécdota breve sobre el voluntarismo: en mayo de 2011 me entrevistó Tomás Mosciatti en CNN y me preguntó por Hidroaysén y la educación. Dije que era más probable que los movilizados ganaran en Hidroaysén que en la educación. No fui voluntarista, yo quería que ganaran los estudiantes (está en youtube), pero expliqué las razones de la probabilidad en uno y otro escenario. Hoy creo que los movilizados ganarán en ambos casos.

Respecto a que mi libro es fascinante y panfletario, es una costumbre referir así en el mundo académico chileno cuando alguien hace el esfuerzo de escribir con una pluma un poco más cuidada y cuando asume sus premisas y/o principios. No digo que escriba increíblemente bien, pero la comparación me favorece, dado que mis colegas están convencidos que escribir horrible es una virtud y que mientras más parsoniana sea la pluma (es decir, seca y sin gramática), entonces es más científica. Sin ver un solo instante que Marx, Weber, Durkheim, Simmel, Freud, Nietzsche, Elias, Bourdieu (entre tantos), carecían de miedo a la buena pluma, hemos preferido escribir mal para ver si alguna vez una revista de alta envergadura nos publica alguna cosa irrelevante que irónicamente tenga valor en el curriculum. Normalmente no pasa ni lo uno ni lo otro en nuestro país: ni los curricula toman mucho valor ni se les publica en revistas relevantes. Y no es que mucho de lo que se hace en Chile carezca de interés: el problema es que andamos obedeciendo las órdenes de un otro abstracto (las revistas ISI, comisiones de evaluación, los fondos concursables) y carecemos del ejercicio de la independencia académica.  Y claro, suena panfletario, pero la independencia académica es importante para pensar y llegar a algún sitio argumentativo.

Finalmente, respecto a la acusación de dogmatismo, quisiera simplemente decir lo siguiente. Quienes hacemos ciencias sociales tenemos un compromiso de dar cuenta de los procesos relevantes que acontecen en la sociedad. En el año 2011 fuimos testigos de un proceso de intensidad y relevancia inusitada. El país de enero de 2011 y el Chile actual se diferencian mucho a nivel sociopolítico. He propuesto un conjunto de hipótesis sobre lo acontecido. Dentro del repertorio conocido, Gabriel Salazar ha ensayado otra respuesta. No hay académicos que hayan presentado hipótesis alternativas ni un debate al respecto. Eugenio Guzmán señala que no es malestar lo acontecido, pero no dice qué fue. Patricio Navia no ha señalado, que yo sepa, tesis alguna que explique los acontecimientos. Me parece perfecto que esté disconforme con mi tesis, se suma a muchos. El siguiente paso no lo ha dado: proponer alguna hipótesis. Por supuesto, tiene todo el derecho a criticarme y no proponer ninguna tesis, esa es también una labor en la ciencia. Pero no lo ha hecho en un paper, no lo ha hecho en un libro, lo hace en una columna de opinión donde pone fragmentos forzados para hablar de mi falta de rigor. Patricio Navia debe dejar en claro que no tiene una respuesta a la pregunta que yo sí intento responder, que no sabe qué pasó en 2011 y por qué un evento de baja probabilidad (las movilizaciones) aconteció, que no sabe por qué cambió la agenda del país y por qué los datos de aprobación de gobierno y oposición ahora se mueven juntos (bajando o subiendo) en vez de moverse inversamente. En cualquier caso, Navia no tiene derecho a descalificar mi trabajo y el de mucha gente que ha hecho investigación con seriedad y compromiso.

Conocí a Patricio Navia cuando ambos trabajábamos en la Universidad Diego Portales. Lo vi el día que hizo una conferencia inaugural a mis estudiantes de primero de ciencia política. En ella dijo que la ciencia política era sentido común algo más elaborado, que era parecido a la conversación con un taxista. Ese día dijo a nuestros estudiantes que no leyeran a Aristóteles y Platón, que él no lo había hecho. Años después supe de él porque transitó por todas las veredas, la de la Concertación, la de Enríquez-Ominami, la de Piñera. Irónicamente lo hizo en el mejor momento de cada uno de ellos. Me duele mucho que sea él quien me acuse de poco serio, de oportunista, de panfletario. Me duele, porque intenta desacreditar un trabajo de muchos años, porque pone en riesgo mi prestigio, porque no faltan los que escuchan cualquier cosa para desmentir un argumento que no les acomoda. Me duele porque en el mundo académico se ha dicho de él exactamente lo que dice de mí (tal vez me ha usado de espejo). Me duele que exorcice sus demonios aprovechándose de mí. Lo reconozco: me aterra la posibilidad de ser empatado con él. Pocas cosas me asustan, esta sí. Pero mi abuela me ha dicho muchas veces que el diablo a veces vende cruces.  Y no sería raro que lo haga por La Tercera.

Patricio Navia comentó mi libro hace tiempo, curiosamente antes de leerlo, vía twitter. Dijo algo muy diferente a lo que dice hoy, luego de leerlo. Pero siempre estuvo en contra. Asumo que era simplemente su voluntad, quizás su voluntarismo.

 

 

Alberto Mayol

Académico Universidad de Chile

13 de agosto de 2012

 

 

 

209 Responses to “Respuesta a Patricio Navia sobre “No al lucro””

  1. Nicolás Santibañez Malebrán dice:

    “No publico para llenar mi curriculum, ni siquiera lo tengo actualizado desde hace seis años.” (Mayol, 2012)
    Más de la mitad del articulo es tu curriculum…

  2. Paula Moreno dice:

    Señor Mayol,
    Ni siquiera valía la pena responder al panfleto del Sr. Navia. Más que un análisis del libro parecía una pataleta de envidia.

  3. Sergio dice:

    Estimado Alfredo,
    No pesque a Navia, no vale la pena. Siga investigando y escribiendo con la seriedad y la ironía de siempre, la mejor prueba de que su trabajo y el de su equipo son un aporte reconocido por el público es que sus libros se están vendiendo como pan caliente (lo he comprobado en cada librería que visito).
    Un abrazo

  4. maximo quitral dice:

    Estimado, no te preocupes de lo que escriba Navia.
    Un saludo
    Máximo
    Investigador del Instituto de Estudios Internacionales
    INTE

  5. Yo dice:

    Grande Mayol! Y se agradece enormemente la buena pluma, que acerca las ideas a los que no entendemos de tecnicismos y que suele ser un privilegio del que gozan muy pocos ( sobre todo asociada a la sustancia).

  6. Diego dice:

    Buena respuesta. Navia (como la mayoria de los cientistas sociales ) carece de la capacidad de encarar temas complejos y se quedan en un particularismo oportunista desde el que construyen sus carreras. Si bien comparto la tesis de que la legitimidad del modelo está en crisis, no soy muy optimista porque es dificil construir un “golem” atacable del modelo cuando este está tan disgregado que se hace indistinguible.

  7. kekeas dice:

    las personas no nos debemos sentir increpados cuando nos tratan de voluntaristas, cuando lo somos es por que también somos idealistas.

    las personas no nos debemos sentir atacadas cuando nos tratan de dogmáticos, por que cuando lo somos hemos tomado una decisión a partir de la nada del universo.

    las personas no nos deberíamos sentir ofendidos nunca y mucho menos cuando es patricio navia el de la tribuna.

  8. Felipe dice:

    Hola Alberto.
    Me podría detener en cada punto, pero no es esa la intensión de este mensaje.
    Con este ejemplo espero ser lo mas directo posible.
    Vengo de una familia conservadora, todos mis parientes son de Fuerzas Armadas, y ayer, en una reunion familiar, cuando estábamos en la mesa tomando té, fui testigo de tu tesis puesta en práctica. mi hermana mayor comenzó a criticar a la Iglesia Catolica, indignada por los casos de corrupción, y de ese comentario, la discusión se traslado a temas como, la desigualdad, la educación, etc… Lo que quiero decir con esto es que argumento sobre el 2011 y especificamente, sobre el derrumbe de las instituciones es un hecho, que aún cuando a los retrogradas les duela, hoy por hoy es parte de la realidad de cualquier chileno, e incluso a llegado a ser discutido en las reuniones familiares mas conservadoras.
    Es entendible que los grandes medios quieran desprestigiar a cualquiera que demuestre (en tu caso, empiricamente) que sus jefes son los creadores y sostenedores de una realidad social horrible (aun que ese adjetivo los favorese, porque es mediocre gráficamente.) tú publicaste tu respuesta acá, en tu pagina web, mientras la corriente principal publica en medios mucho mas masivos que este (La tercera, Mercurio,etc…), pero aún asi creo que nada de eso los ayudará, ya que tú solo pones una fotografía de un fuego que ya se propago, que se sigue propagando, y que enciende nuevas llamas todos los días, en la micro, en el metro, en las reuniones familiares, en los trabajos, a la hora de ver la cuenta, con los vientos de la cordillera a su favor.

    Nos vemos en la próxima, probablemente denuevo en alguna libreria, escuchandote hablar junto a 15/20 personas mas.

    Atentamente
    Felipe V Q – Arma Mental

  9. Wladimir Apablaza dice:

    eso de que dicen que alberto saco el libro aprovechandose del momento, por las movilizaciones estudiantiles… es falso… recuerdo una entrevista de el en la radio u de chile en un programa que se llama milenio y lo conduce viky quebedo.. eso era a finales del 2010 aprox… y obviamente las columnas que hace en el semaforo en la misma radio u de chile… que tmbn son anteriores a lo que paso el año pasado con los estudiantes…

    Alberto Mayol hace tiempo que viene hablando de esto la verdad…

    Informemonos antes de hablar…

    Grande Alberto!!! ;)

  10. gonzalo dice:

    En chile uno se puede dar el lujo de desacreditar un trabajo cientifico en una columna de profundidad periodistica. Ese nivel de insulto es parte del nivel del debate publico que ha imperado por decadas. Mani para los monos. Bien por Alberto. Saludos

  11. Raul molina dice:

    Alberto que se puede decir que tu no lohayas dicho es tan lamentable el comentario de navia que claramente se queda en el camino cuando muestras la contundencia de los datos tu mejor que nadie amigo mio sabes que los que se han visto beneficiados por el modelo lo van a defender con toda la fuerza que puedan

    te felicito a ti y a todo el equipo que ha trabajado a tu lado el profesionalismo y rigurisidad que demuestras en los loibros ya se lo quisiera navia

    un gran abrazo y espero escucharte mañana en la radio de la chile

    Raul Molina Lopez

  12. Cristian Angel dice:

    Alberto, quiero transmitir mi respaldo a tu declaración y señalar que conocí de tí en las entrevistas de BioBio que tu mencionaste y que a través de ese medio independiete pude saber de las palabras abuso, centralismo, indignación, descontento, etc y que ello era un reflejo de lo que muchos hemos sentido en Chile, cuando fuiste entrevistado en “Asuntos Pendietes” de Biobio con Nibaldo Mosciatti pude sentir que tus hip´tesis captaban o describian muy bien lo que era un sentimiento de descontento que para muchos era cotidiano y que incluso era casi recurrente en los comentarios de BioBio. En ese sentido luego de leer tus dos libros he podido concluir que lejos de caer en el dogmatismo tu analisis respeta al menos la consistencia de sus componentes entre sí y al menos no he logrado encontrar un contraejemplo que invalide tu interpretación del momento actual. Yo estudio Química y por lo menos tu visión desarrollada en tus dos libros muestra rasgos de un trabajo serio y una profunda reflexión en interpretar todos los datos que aparecen, yo puedo decir que tu trabajo me hace sentido y que incluso nuevos datos que se muestran día a día en la prensa (bueno,en prensa independiente) parecen robustecer lo dicho en esos libros, en particular lo referente a la “putrefacción” en la política, tanto así que ya en 2008 con mi grupo de amigos era inevitable referirnos a las noticias de política como “la ranciedad” palpando de modo intuitivo lo que tus investigaciones apuntaban, quizás oliamos la putrefacción.
    Te doy gracias por todo el trabajo que haz hecho y a tu equipo por entregar una reflexión lúcida sobre estos días agitados, gracias por dormir poco y ser entrevistado incluso en el trasnoche de la radio y de todos modos cumplir con tu deber cívico ante La República de Las Letras.
    Un gran Abrazo y ánimo :)
    Cristian Angel.

  13. Don Alberto, imbéciles existen de sobra en Chile, y Navia es uno de ellos. Pierda cuidado existen muchas personas en Chile que respiramos aliviados al escuchar sus análisis, usted, el señor Claude y el excelente comunicador Tomás Mosciatti son un bálsamo para los oídos de cualquier persona inteligente.

    Navia es un oportunista insípido, salamero y repetitivo que sin lugar a duda solo fundamentos en apreciaciones personales su anánalisis muy lejos fe la forma como usted hace su trabajo.

    Felicitaciones

  14. Oiram Zelaznog dice:

    Alberto:

    No había leído la columna de Navia (no leo la tercera). Hoy la leí y se advierte que a todas luces quiere desacreditarte ya sea por envidia (eres más joven-clever), porque representas una amenaza para la clase dirigente o sencillamente porque estás en la contingencia con una gran masa de gente que respalda tus publicaciones (con datos empíricos). Como te comenté hoy en facebook, no he leído “NO al lucro”, espero hacerlo una vez que termine “El derrumbe del modelo”,no obstante, y escuchandoté 2 veces por TV (Tolerancia Cero y En la Mira) y una presencial en donde intercambiamos un par de palabras (en espacio M)tengo la certeza de que estamos frente a un hombre que se nota que hace un trabajo serio, y cuyo fin es evidenciar una realidad asqueante y opresora, de manera profesional. Respecto a Navia, sólo decir que las cosas caen por su propio peso.

    Saludos y quedo a la espera de la publicación del libro de la Desigualdad.

  15. fabian saez dice:

    weeeeena la respuesta, hasta que usted llego y con rigurosidad academica se atrevio a mojarse el potito, todos los otros quedaron como lacayos haciendo estudios por conveniencia, al sector que le conviniera ( o al holding). Todos sabemos que es muy comodo comentar sin tomar posicion, o peor aun, ir para donde calienta el sol (como Navia,Tironio Villegas). Seguramente te van a seguir aportillando tu trabajo,pero tranquilo, que la masa esta pensando gracias a usted . Siga adelante con sus investigaciones, que como presagian , los procesos no se detienen.

  16. antonio rodríguez dice:

    Debo entender no más de un 30 % de lo que escribe, pero asi y todo puedo entender su honestidad, tanto para aceptar la crítica, como para justificar su esfuerzo. Gracias, siempre es un placer escucharlo y qué decir leerlo.

  17. Lucía Trujillo dice:

    Alberto:
    Sólo puedo decirte(les) gracias por ponerle ciencia a un fenómeno que desde hace tanto venimos obsevardo, los que hemos tenido el privilegio, en este país, de hacer de la pobreza una opción profesional de desarrollo, una opción vocacional de servicio, una opción política por no abandonar la utopía de una sociedad más justa, y más igualitaria e incluso en mi caso una opción moral y espiritual de construcción de un reino divino.

    Se agradece la capacidad y el “voluntarismo” de investigar, una experiencia casi religiosa en nuestro país, y la rigurosidad del trabajo realizado, que trasnforman esas experiencias de vida, de impotencia, de sufrimiento, de carencias, en “datos” y concpetos, que además han sabido poner arriba de la mesa, en la opinión pública y el debate político. El malestar ha sido quizás el signo más visible.
    En lo personal me devuelve la posibilidad de soñar con que sea posible hacer los cambios más estructurales que soñé junto a tantos cuando desde la universidad de Chile, luchanos contra Pinochet y nos jugamos por recuperar la democracia, pero que entre transiciones y caidas de muros, nos quedamos con el neoliberalismo como alternativa monopólica y monolítica, inapelable e incurdtionable, y escuchamos a nuestros lñideres hablar de correcciones al modelo, mejoras… maquillaje, puro maquillaje. Angustiante porque eramos testigos de la perversión del mismo engranaje, que iba alienenado cada vez más a nuestra clase política de la realidad cotidiana de la mayoría de los chilenos.
    Se fue construyendo un país para la mayoría, pero con la experiencia de la minoría. El transantiago es el prototipo de cómo se han hecho las política públicas: trasnporte público diseñado por personas que nunca lo usaron, educación pública por quienes usan el sistema privado, salud pensada por afiliados a isapres. y así, por tanto tiempo.
    En esta coyuntura propicia para los cambios entonces más que se agradece contar con evidencia para oponerle a esto que funciona tan tan bien, para los que gobiernan.
    Y además quebrar la tradición de las ciencias sociales encerradas en las cuatro paredes de la academia, supongo que eso les hará candidatos de críticas frecuentes de los “colegas” como las de Pato Navia, aunque suupongo no serán las únicas. Aguanten no más, acá pucha que nos cuesta que alguien levante la voz y se luzca. Uds lúzcanse tranquilos para que sigan produciendo información y haciendo análisis que nos hace tan bien. Para el bullying y el chaqueteo, tómnense un armonyl y no gasten ni un watts a menos que les de más tribuna (como ahora)

    un saludo cariñoso

    Lucía Trujillo
    Psicóloga U de Chile. Magíster en Psicología Clínica Legal y Forense U. Complutenese de Madrid.

  18. claudia dìaz dice:

    Interesante defensa. Creo que en lo social, en lo científico y en lo académico, vivimos tiempos de cambios de paradigmas. Quienes se han beneficiado de la “estructura” les cuesta, más que entender (creo que en el fondo lo saben), desprenderse de la seguridad que las “estructuras” le han otorgado. Esto que sucede en Chile no es una reacción a un gobierno, sino más bien una respuesta a la falta de “sensibilidad” de la clase dirigente. En ese contexto, los Navia, los Tironi, no tienen cabida, porque la ciudadanía no anda buscando quien se cobije en el poder, sino más bien cientistas, investigadores sociales que se concentren en la estructura social de la calle, la cual se siente frustrada de tanta postergación. La democracia de los acuerdos fue necesaria, pero ahora los ciudadanos, y sobre todo los jóvenes, que no supieron de dictadura, quieren ser reconocidos en su calidad de sujetos con derechos y que el Estado, sólo justifica su existencia, en tanto procure salvaguardar estos derechos. Frente a ello, sería bueno plantearse que dentro de la efervescencia social que hemos experimentado en los últimos años (esto empezó en forma evidente el año 2006, la falta de respuesta de quienes constituyen los poderes del Estado, incluso los poderes fácticos, ponen en riesgo la permanencia de la estructura.
    Bien, creo que me he salido un poco del tema, sin embargo y para concluir, sería bueno que los cientistas connotados hicieran un curso de historia de las ciencias, y que de una vez por todas, reconociesen que no se pueden utilizar estadísticas, para mostrar, interpretar y establecer algunos supuestos, sin rescatar el mundo subjetivo de las personas que constituyen la sociedad, también. La sociedad dejó de ser una masa, sino un espacio donde las personas construyen su realidad a través del diálogo, lo que no excluye manifestaciones de tipo violentas.
    Felicidades, Sr. Mayol, a Ud. y su equipo de trabajo, es refrescante que alguien entienda la investigación social desde la subjetividad de las personas que son estudiadas, que se cuestione la estructura en la que está inserto y, por sobre todo se atreva, con nuevas formas y medios. Saludos.

  19. Nicolas G. dice:

    Le navet en francés es una verdura, pero también se usa para las muy malas películas de cine.

    Hace rato que nuestro Navia nacional se transformó; lógico los conocemos estos faranduleros de la Ciencia Política. No es el primero ni el último que produce y/o válida el sistema de educación superior chileno.

    No hay riesgo que empates con él.

    Él ya está de vuelta aunque aun es parte del políticamente correcto.

    Tú estás recién partiendo.

    Su crítica es solamente un grito de desesperación por lo que es y no pudo ser; por lo que eres tu y va a ser.

    Dentro de todo eso, él lo tiene claro.

    A Navia, navet y medio.

  20. Eduardo Ulloa dice:

    Estimado Alberto.

    Con mucho agrado he visto como fundamentas gran parte de tu respuesta a tu colega Navia apoyándote retóricamente en algunos filósofos. Todos los que mencionas relativizan el concepto de ciencia tradicional y refuerzan la idea de que la objetividad, si algo así existe, es sólo una perspectiva, y en el mejor de los casos una construcción social. Pienso que el movimiento estudiantil es un ejemplo y una demostración fáctica de que estos pensadores tienen razón y por ello me parece que tu respuesta a Navia cae dentro de una aceptación servil de las exigencias que este sistema impone para opinar y pensar “legítimamente”. Tu trabajo habla por sí mismo, aclara, permite pensar, construir, conduce la ira y la pasión, y al que le sirva verá como lo utiliza y las partes que utiliza. En la discusión con Navia pareciera que sus opiniones y trabajos fueran factores decisivos en la construcción de la realidad, sí, son importantes, pero sólo son una parte. Los estudiantes han demostrado que la acción permite ir construyendo discursos cada vez más elaborados y que apuntan a los aspectos centrales del problema, se adquiere conciencia en el proceso, sin proyecto, ignorando lo que vendrá, sólo asumiendo las necesidades del presente,donde personas como tú se suman entregando herramientas discursivas para construir conciencias y derribar representaciones que se caen solas. En el último programa de tolerancia cero se le preguntaba a Gabriel Salazar respecto a la organización de la asamblea constituyente si ese proceso existían en otra parte del mundo, efectivamente la respuesta puede ser no, pero y ¿qué importa eso? ¿No nos podemos pensar como originales?.
    Tus estudios y trabajos seguro que son ideológicos, utópicos, panfletarios, ¿y qué?. El poder de tus investigaciones no creo que dependa de hacer una descripción “objetiva” de la realidad sino que permitan crear la realidad que queremos, ahí se prueba su poder y potencia. Efectivamente a Navia le falta leer filosofía, le falta saber (como lo dijo Agustín) que el futuro no existe y le falta saber que cada uno de nosotros somos lo que podemos ser. Si el moviento estudiantil o social amenaza con quemar el estado no es por que va a ser así sino por que quiere y por que puede.
    Un abrazo y resista, siga creando argumentos para que los que hoy están inquietos puedan pensar que un mundo mejor es posible.

  21. felipe cartes dice:

    Te felicito, escuche tus comentarios ayer en canal regional.

    Eres muy claro en tus convicciones y entiendes este mundo convulsionado y efervesente, carente de valores y de caracter individual ( que se expresa en estas marchas y otros puntos).
    Te saluda un Cientista Politico de Concepcion.

    Atte.
    Felipe Cartes O.

  22. olivillo dice:

    Estimado ALBERTO.
    Leí su libro “FIN AL LUCRO” y me ha permitido explicar , en gran medida, lo que ha sucedido en los ultimos 45 años años.
    El año pasado las cloacas se abrieron de par en par y la polis se empezó a politizar.
    Atte.
    OLIVILLO

  23. carlos osorio jofré dice:

    Me parece muy solida tu respuesta.

  24. hector garzo toro dice:

    - Me parece que que estan “aniñando” a un caballo cojo, creo que el Pato Navia no da para tanto.
    – Me tercié en una micro donde un grupo de flaites haciendo desorden, el chofer llamo a carabineros que detuvo a dos de ellos..el resto quería rescatarlos porque al principio solamente había dos carabineros, pero después llegaron más, así que desistieron de la idea…Creo que el mismo mecanismo activó la movilización..la percepción de los límites del poder de la autoridad y el reconocimiento de los propios.
    – Te envidio, me hubiera encantado ser sociólogo.

  25. Juan Pablo Morales dice:

    Grande Alberto, estoy deacuerdo con tus comentarios, ademas sigo el panel de Radio Futuro.

    saludos cordiales,

    Juan Pablo Morales

  26. Marco dice:

    Estimado Alberto :

    ¿Que puedo decir? , Estos payasos existen y como diría M.P.Follet , El Ingeniero mecánico elimina la fricción pero a veces la capitaliza.

    Comprare y leeré tu libro y te daré opinión . Todo Gracias a Navia , claro esta.

    Saludos.

    Marco Zárate.

  27. Cristofer Rubina dice:

    Nunca se es lo que uno realmente se piensa de si mismo, si no que se es lo que simplemente se es, ontologicamente patricio navia responde al frasco perfecto del contenido de otros(Touché).

  28. gustavo palape dice:

    compré el libro para regalo, un amigo lo pidió para ojearlo; y el cumpleaño pasó. Te he seguido ultimamente, gracias a mi esposa que recomendó. Eres unos de los mejores escritores y analistas del acontecer social. Tienes una mirada previligiada de la actualidad, cosa que muchos ni siquiera la entienden.Sobre Navia, su opinion refleja y te reconoce tu trabajo; que no ha sido certero es otro cuento que lo deja mal parado.

  29. marco dice:

    Notable respuesta

  30. ruben dice:

    Alberto, espero y te insto a que sigas aportando para lograr cambios en esta sociedad consumista. Tu mirada como sociologo, preocupado por el bien general, es muy importante, espero que sigas aportando con tus conocimientos. Es de esperar que el culto al lucro en la educacion vaya en descenso despues de todas las protestas sociales y estudiantiles que han ocurrido. Espero que tu libro contribuya a ello de alguna manera. Suerte.

Leave a Reply